PequePuff

A los peques les encanta moldear el mundo a su manera. Darle forma según sus gustos, sus preferencias… Una manta en el suelo se convierte en un pantano, un sofá en una montaña para escalar, la cortina en una cascada…

Por eso creamos nuestros PequePuffs. Para que nuestros hijos puedan darle forma según el momento. Momento de relajación, de batalla con el dragón, de escalada… O simplemente un sillón acogedor para descansar, leer un rato en los brazos de su mamá o papá.

Para sentirse arropados, relajados o activos y poder darle la forma que quieren.

Las fabricamos nosotros con mucho mimo, artesanalmente, entre mamás y papás que sumamos 5 hijos. Están más que testados 🙂

 

Y no puede ser de otra manera, siendo consumidores y creadores conscientes:

  • de manera totalmente artesanal
  • todas las telas utilizadas tienen el certificado Oeko-Tex
  • de procedencia controlada (de hecho lo fabricamos nosotros mismos)
  • con la máxima seguridad con doble cierre para que ninguna perla de relleno se escape

Para los bebés de la  casa ofrecemos el BebéPuff, Un nido suave, agradable y moldeable según el momento … Si es para la siesta, más plana. Si es para contemplar el mundo alrededor o para comer más levantado. Es una hamaca rellena de bolitas, con arnés de seguridad extraíble con materiales de primera, como algodón, wellsoft o bebésoft con certificado Oeko-Tex y capa impermeable. Para usar desde el nacimiento. Un regalo ideal para bebés recién nacidos.

¡Lo quiero!

 

PequePuff

Para los más mayores tenemos el PequePuff, un sillón envolvente, que si quieres se convierte en un trono para los reyes y reinas o en el barco pirata o tu rincón favorito para leer. Doble capa y doble cierre, para evitar las fugas de las bolitas, algodón 100% y del tamaño adecuado para que si el peque ya duerme tu también puedas relajarte un rato en él.

¡Lo quiero!

¿Comó nació PequePuff?
Cuando mi hija era un bebé no me gustaban las típicas hamacas… Mi hija le encantaba dormir en el cojín de lactancia, pero los extremos del cojín siempre terminaban abriéndose. Así descubrí los puffs rellenos de bolitas para bebés. Que unen la suavidad del cojín de lactancia con la forma y seguridad de las hamacas. Testamos, mejoramos con nuestros hijos y así nació el BebéPuff. Con arnés de seguridad extraíble, con una capa impermeable debajo del suave babysoft y doble cierre por seguridad para que no se escapen las bolitas… Cuando mi hija creció y ya le quedo pequeño su nido, hicimos un puff a su tamaño… Y ahí seguimos con él a todas horas.